19º ANIVERSARIO ~ En Mota del Cuervo desde 1998
Hoy es
Mota del Cuervo » Estudios » Ariel Kanievsky

Volver

Inicio  |  Menú

rabino sobre la cualidad divina del mesías en las pp. 403, 408, 414 y 41917 de la Jerarquía. En principio, las alusiones a Rabí Jonatan, expuestas por Jerónimo de Saona que demuestran que el Verbo de Dios es Dios y que el Mesías es Dios no sirven como argumentos a favor de Jesucristo. Mas adelante, se hará necesaria la aportación de otro testimonio para establecer una equivalencia entre lo que se ha demostrado a través de Jonatan y Jesús. Se trata de Rabanu Hacados.

Concordancias cabalísticas

Acabamos de ver que es posible, mediante Rabí Jonatan, llegar a un entendimiento entre cristianos y judíos sobre la definición de Dios. No obstante, faltaría aplicar toda esa argumentación a la persona de Jesús. Por eso, generalmente, las alusiones a Rabí Jonatan suelen ir acompañadas por las de Rabanu Hacados, quien es citado en la Jerarquía para establecer una correspondencia entre Dios y Jesús a través de la cábala.

La Cábala es la tradición mística del pueblo judío. La palabra procede del hebreo quibel, cuyo significado literal es «recepción». Recepción de la revelación que Moisés tuvo en el Monte Sinaí y que se transmitió oralmente de generación en generación, según la voluntad de Dios. La Torá, «Ley», recibida estaba grabada en tablas de piedra (Éx 24,12). Así pues, en hebreo, la palabra piedra, even, está formada por las palabras av, el padre, y ben18 , el hijo. Por ello, la Torá, tras ser recibida por el padre tiene que ser transmitida al hijo. «Moisés ha recibido la Torá en el Monte Sinaí; la ha transmitido a Josué; éste la ha entregado a los Ancianos que la han comunicado a los profetas y estos últimos la han transmitido a los miembros del Sanedrín 19». El hebreo es una lengua que se crea a medida que se lee. El alfabeto sólo comprende veintidós consonantes y por ello el lector tiene que reconstruir las palabras añadiendo las vocales apropiadas. Una palabra escrita puede tener diversos significados y sólo la vocalización y el contexto le dan un significado. La palabra «existencia» en hebreo se escribe con las letras HVYH, las mismas que corresponden al Tetragrama YHVH20 . El estudio de las letras son, por tanto, primordiales para el cabalista puesto que le conducen al conocimiento de Dios. Cada letra hebraica posee un valor numérico. La guematría es el cálculo de la equivalencia numérica de las letras del alfabeto hebraico, palabras o frases y, sobre esta base, «lograr un aumento de la comprensión de la interrelación entre los diferentes conceptos e ideas21 ». De esta forma álef, la primera letra, vale 1; bet, la segunda, vale 2; guimel, la tercera, 3; y así hasta la última, tav, que vale 400. Así pues, la palabra shem «nombre» está compuesta por la letra shin (300) y mem (40), y tiene un valor de 340.



              

17 Véanse los textos numerados 25 y 28.

18 El alfabeto hebreo no distingue entre be y uve para transcribir el sonido /b/.

19 A. GUGENHEIM-WOLF, La cábala, hacia el conocimiento del nombre divino, Edit. De Vecchi, Barcelona 2001, p. 22.

20 En la Biblia hebrea Dios se designa mediante varios nombres: El, Elohim, Shadai, Adonai, Eheyé, YHVH, etc. Este último es el nombre bajo el cual Dios se revela cuando hace entrega de los Diez Mandamientos: Yo soy YHVH, tu Dios. Compuesto por cuatro consonantes, «yud, hei, vav, hei», este nombre sólo podía pronunciarse una vez al año y sólo podía hacerlo el gran sacerdote. Su pronunciación se perdió con la caída del Templo. Las traducciones no judías lo han traducido por Yahvé.

21 La dimensión interior; http://www.dimensiones.org, El arte de la guematría.
« Página Anterior Página 15 de 30 Página Siguiente »

Página Leída 1210 veces.
Directorio de Pueblos de Cuenca ¡CSS Válido!  Bookmark and Share
Condiciones de Uso   |   Privacidad   |   Política de Cookies   |   ¿Quiénes somos?   |   Contactar © 1998/2017, ATOMUS Web Design